sábado, 27 de septiembre de 2008

MALDITO PERRO SABIO


Quieto y sentado en la calle con el frío incrustado de la noche, te espero. En tu ventana había luz... pero no estabas ahí. Una mujer y su perro pasaron cercanos a mis pies, él me lamió la cara varias veces. Su dueña lo llamó y se fue tranquilo. La mujer, lejana, concluyó diciendo: “sabe que estas triste”.

2 comentarios:

Alicia dijo...

es la sabiduria de no tener conciencia... como me gustaria tener aunque sea un poco de esa sabiduria.

Flor dijo...

hacia mucho que no pasaba por aca, que bueno que sigas escribiendo.
(y cada vez mejor!)

besos!!