sábado, 17 de abril de 2010

Comparaciones



Sumergiéndome en ese presagio diferente como al principio de una relación amorosa y sus circunstancias.
Teniendo un miedo preciso a ese individuo lejano que es como interpretar los significados que no reconocen verdad, mentira y celos.
Cuando no estás llueven fuertemente lágrimas que flotan en el aire como fantasmas húmedos y fieles.
Las variantes románticas en las que puede entrar también la felicidad son distintas realidades de cómo un pequeño paraíso donde, la progresiva unificación con el todo, te atrapa hasta reír.
Sin aliento el cuerpo queda solo en el frío de la enfermedad como camino.
En el atardecer una música de amor llegaba a aturdir la historia conjunta como guerras inescrupulosas (sin sentido siempre) a deshacer contradicciones de pareja.
Desenfadadas
bromas en los inicios y un desafió gris donde se haya un profundo dolor como quedar estancado en la eternidad sin precedentes ni pasado.
Quizás ya no sea necesario acariciarte para verte desnudo como ya sabemos seguirás naciendo.
Constituyendo en el amor así las comparaciones son odiosas como escribirlas y cantarlas en soledad.

1 comentario:

Alicia dijo...

Las comparaciones son odiosas, pero también pueden ser constructivas...
Por lo pronto vos seguí construyendo estos escritos hermosos.