jueves, 5 de julio de 2007

Son-ata, sin son pero te ata.

Esta es la sonata del amor que no fue,
la utópica realidad del ayer,
la mágica galaxia en donde navegué,
la libertad con que andaban mis pies.


Esta es la melancolía cosechada,
la terrible memoria sofocada,
la apagada bronca de la derrota,
la inconclusa mutación de la evolución.


Esta es la extravagante resignación,
la untuosa reflexión del desamor,
la enfermedad que nunca se cura,
la maldición seca de tu boca húmeda


Esta es la guirnalda del engaño,
la espantosa locura del corazón,
la herida sangrante sin resquemor,
la cándida negación del error.


Esta es la inspirada reacción del dolor,
la intacta mirada de almas engañadas,
la chicharra que nos avisa las malas,
la gracia apoyada con palabras despojadas.


Esta es la vanidad no fundamentada,
la pasión de tu perfume amargo de gata,
la grata vuelta del afecto a la cama,
la grata vuelta del afecto a la mano.


(Todo esta relacionado con el amor que idealiza el autor. Intento ser una cancion, pero sin saber de musica no se puede hacer canciones.)

1 comentario:

Fallen_Angel dijo...

Vaya, cuantos sentimientos y sensaciones esconde y revela el amor.
Esta frase me encanta "la libertad con que andaban mis pies." No sé por qué. Supongo que porque es algo que me falta cuando amo.
Saludos, Luqui con pelo largo.