sábado, 12 de enero de 2008

Papà... algo extraño, lo extraño.


Te juro que te extraño. Pasan quince días de ausencia y lo extraño. Por supuesto que cuando llega y antes de decir: "Hola hijo, ¿cómo estas?"... grita por los pisos sucios. Es así como me afecta sus viajes largos. En mi cuerpo algo extraño, lo extraño. "Hola papá, ¿cómo estas?"

2 comentarios:

Alicia dijo...

Cómo la distancia nos ayuda a darnos cuenta de las cosas que nos importan. Por eso me gusta viajar para acomodar las ideas. Por lo menos así lo veo yo! Sic, sic.
Besos grandes!

bajo.* dijo...

este es triste